viernes, 22 de junio de 2018

TODAS MIS PALABRAS


Estimado Santiago, necesito hoy escribirte las siguientes líneas porque sé que has estado extrañado por mi comportamiento de los días que nos preceden. no sé si logres comprenderme, pero seré lo más sincera posible contigo, así como he venido siendo desde que nos conocemos.

Sabes más que ninguna otra persona las situaciones tan particulares por las que hemos pasado en estos días, y es esto quizás lo que me llevo a acercarme un poco más a ti, esto no llevo a acostarnos abrazados y a mirarnos nuevamente. Nos llevó a conversar como nunca lo hacíamos.  Me di la oportunidad de abrirte mi corazón y que pudieras ver un poco más allá de mí y de lo que siempre me permití mostrarte, y es ese justo momento donde me mostré vulnerable a ti y te deje ver unos de mis puntos débiles, te deje ver que soy entrañablemente sentimental y algo consentida, que además de ser caprichosa y de que cuando la terquedad me domina no comprendo el concepto de “la paciencia”,  lo anterior lo concluiste tu solito sin que yo tuviera que decírtelo y es quizás lo más decepcionante que me hubiese podido pasar contigo.

Niño al igual que como te dije ese día es muy triste que quedé en tu recuerdo por escribirte cosas tan bochornosas y no por otra razón. Es lamentable que yo, tu Andrea, no haya tenido la oportunidad de darme a conocer por mis otros aspectos buenos y de poder quedar en tu retina como una mujer emprendedora, carismática, buena amiga y detallista (aunque esto último creo que si lo lograste conocer). Ahora bien, tú te preguntarás ¿qué demonios tiene que ver todo esto ? pues bien, de mis conversaciones contigo  me han quedado una locas ganas de seguirte  conociendo y al razonar tus consejos (créeme que los escuche y los he tomado muy enserio) comprendí que hay otro aspecto de ti que me gusta más de lo que se tiene permitido, es decir, esto que empezó solo porque nos encontrábamos en el mismo lugar, que nuestra “realidad” (por así llamarla) era solo eso un contacto en facebook. Pero las cosas pueden cambiar y he de confesarte que tu tienes algo más que me agrada, la valentía de decirme unas pocas cosas sinceras en momentos juntos, la valentía de hablarme sin conocerme, eres un hombre valiente en muchos aspectos. (bueno hasta donde he logrado conocerte) y eso me parece muy atractivo me lleva a pensarte y quererte a cuídate y a estar para ti siempre. por tanto, hoy también decidí escribir para expresarte que  acepto la situación como venga, desde que casi te pierdo, (cosa que me dolió demasiado) … la vida seria una bastarda si te pasara algo. . .

Sin embargo tú y tu endemoniada costumbre de meterte en mis pensamientos y hacerme sonreír, me han hecho escribirte estas líneas no sé si las vayas a leer porque en esta ocasión no pienso compartirte mi blog, por último solo  me resta decirte que  esto que ves soy yo ni más ni menos, Un pedazo de ser, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura, esto que ves, soy yo, una mujer a veces niña, a ves infinito, a veces pasión a veces libertad, es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es todo.  
Por último, solo me queda reiterarte que “Yo no le tengo miedo a casi nada, pero todavía no me explico porque tiemblo cada vez que te veo”.
Un abrazo e infinitos cariños para ti.

Con sinceridad,

NO SON HOMBRES CONFUNDIDOS



Sí, definitivamente no hay hombres confundidos. “Es que no eres tú, soy yo”“es que yo soy mucho para ti”“es que tú te mereces algo mejor”. ” Tal vez, en otro momento de mi vida”, ” es que no estoy listo para comprometerme”, “es que no te puedo hacer feliz”….¿Les suena familiar?
 Seguramente, a muchas de nosotras nos han salido con estas frases victimizantes. Frases que carecen de todo sentido. Que nos confunden, e incluso, sacan toda nuestra hermana de la caridad interior. “¡Pobres ellos!”, pensamos. Y lo peor de todo no es eso, sino que nosotras, en nuestra ingenuidad, nos hacemos el ‘pajazo’ mental de que nos quieren, pero, qué pesar, están confundidos ¡Falso!
El que quiere estar con uno, por más difícil que sea la situación, saca las webas para quedarse ¿Cómo? No sé. Los demás, solo buscan excusas. Arman su libreto de mártires y esperan que uno se conmueva, pero no. 
Tal vez, en otro momento de mi vida”, ” es que no estoy listo para comprometerme”, “es que no te puedo hacer feliz”….¿Les suena familiar?

 Cuando un hombre duda si la quiere; sencillo, no la quiere.
                                                                                                      Cuando la trata como si no fuera su prioridad, créele.


                                     Cuando se niega a pasar tiempo con usted, es porque tiene cosas mejores que hacer.


Cuando no la llama, es porque no la quiere llamar; no porque está muy ocupado.


 Cuando la invita a salir y la deja ‘con los crespos hechos’ es porque definitivamente ya tiene un plan b.

Paremos de engañarnos a nosotras mismas, chicas. Los hombres son básicos, mucho. Para ellos, es blanco o negro; no hay términos medios. Así que apliquen esa teoría también a cómo actúan con ustedes.
Cuando un hombre tiene la voluntad de estar con una mujer, se esfuerza para ser mejor cada día y, lo más importante, se asegura que ella lo sienta.Cuando no es así, cuando las palabras idílicas que dicen no va con los hechos, es porque no son tan príncipes como nos han hecho creer.

 Cuando un hombre duda si la quiere; sencillo, no la quiere.


Uno no puede ir por el mundo rehabilitando ‘gamines’, ni mucho menos, ayudándoles a resolver sus confusiones; que así nos neguemos a creer, usualmente tienen nombre y apellido.O, ¿ se han preguntado por qué un día les dicen que las aman y a la semana dicen que ya no? Eso no pasa porque sí.  Ellos son simples, así que no se maten la cabeza tratando de entender por qué el cariño que les juraban tener se desvaneció tan repentinamente. O por qué dicen una cosa y con sus hechos demuestran otra. Metamos un poco de razón al asunto y, seguro así, logremos dar con hombres que en realidad sepan apreciar a la mujer que tienen al lado. no obstante como mujer vas aprendiendo que ni con todas las excusas del mundo se te cae el cariño de un dia para otro, pero aprendes que estamos prestaos como dice la canción y luego ya luego luego, ves que todo depende de según como se mire. 



martes, 12 de junio de 2018

No soy de aquí ni de allá



"Y el señor dijo a Abraham...
Abandona... Tu tierra natal y la casa de tu padre
y ve al país que yo te indique...
Haré de ti... Una gran nación
te bendeciré y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra
Y el señor dijo a Abraham..."

No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color de identidad

Me gusta el sol, Alicia y las palomas
el buen cigarro y la guitarra española
saltar paredes y abrir las ventanas
y cuando llora un mujer

Me gusta el vino tanto como las flores
y los conejos y los viejos pastores
el pan casero y la voz de Dolores
y el mar mojándome los pies

No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color de identidad

Me gusta estar tirado siempre en la arena
o en bicicleta perseguir a Manuela
o todo el tiempo para ver las estrellas
con la María en el trigal

No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color de identidad

No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color de identidad

Después de andar las maravillas del mundo
no hay nada como regresar a la patria
y compartir la libertad que mi gente
tan cara tuvo que pagar...

"Dios te salve libertad
llena eres de gracias
el Señor es contigo..."



sábado, 9 de junio de 2018




When the night has come And the land is dark And the moon is the only light we see No I won't be afraid No I won't be afraid Just as long as you stand, stand by me And darling, darling stand by me Oh, now, now, stand by me Stand by me, stand by me If the sky that we look upon Should tumble and fall And the mountain should crumble to the sea I won't cry, I won't cry No I won't shed a tear Just as long as you stand, stand by me And darling, darling stand by me Oh, stand by me Stand by me, stand by me, stand by me Whenever you're in trouble won't you stand by me Oh, now, now, stand by me Oh, stand by me, stand by me, stand by me Darling, darling stand by me Stand by me Oh stand by me, stand by me, stand by me

viernes, 8 de junio de 2018

Papi

Desde que empecé a escribir, sabía que le debía un tributo a mi papito. No me he atrevido porque lo fácil es caer en la sensiblería y no quiero. Y sé que es casi inevitable. Puedo imaginar a mi hermana llorando desde el título. Pero sólo quiero hablar de mi papa con verdad.
Mi papa solamente me ha regalado las mejores experiencias de mí vida. Siempre me había parecido cursi esa frase de “es el amor de mi vida, estoy enamorada de mi papa”, pero ahora me parece casi literal. Mi papa vive en mí por la educación que he recibido, porque hablo con las expresiones que él utilizaba, porque tengo su herencia genética (veo en mis manos sus manos, en mis gestos sus gestos, su sonrisa en la sonrisa y la mirada de terrible de mi hijo) y así se proyecta hacia el futuro a través de nosotros. Soy consciente de que la memoria embellece los recuerdos, pero es normal, sobre todo porque siempre lo recuerdo con amor.
Mi padre es un gigante en mi vida, un gigante de dimensiones épicas, que es el tamaño que tiene el mundo en la infancia. Me río ahora cuando veo a mi hijo Sergio, un chiquito detrás de su padre, formando la pareja que harían un gorrión y un oso.
De mediana estatura, delgado, barrigón muy derecho, la pobreza apresurada le obligaba a buscar en las alturas los sueños que lo apretaban. Me parece siempre elegante con sus camisas extremadamente lisas y su combinación entre zapatos y correas. Pero por encima de todo me fascina su inteligencia, tanto que nunca he podido llevarle la contraria. Su inteligencia vibrante y su gusto por la conversación. Converso por diversión con un testigo de Jehová hasta que terminó poniendo en desesperación a aquel pobre aprendiz de fanático porque hacía flaquear su fe a fuerza de acorralarlo con su retórica inteligente. Vino tres o cuatro domingos y ya no volvió más. Cómo se reía mi papito.

Tantos años junto a él, sin entregarle todo el amor que se merece; sin escucharlo realmente, (mi vida sería tan diferente) todavía un nudo me aprieta la garganta mientras escribo.
Yo volvía del colegio y le llevaba las notas a mi papi, él se ponía tan contento. Y yo ya era feliz. Era feliz a través de su felicidad. Y así crecí, esforzándome porque mis logros hacían felices a los demás y de paso a mí también. Hoy, con veintiocho años, todavía soy una niña que le lleva las notas a su padre esperando que se ponga contento donde este, porque nunca he sido el mejor ser humano y le he dado grandes dolores de cabeza, y para infortunio de él, fui la hija disfuncional, medio loca y extraña y he tenido que vivir con ese peso, aceptándome por encima de todo e intentando superarme como mujer (como mujer extraña que soy), claro que dentro de todo fui su hija mas aplicada, interesada por la lectura, trabajadora y loca por la superación (aunque aun con un problema existencial el hijueputa).
Hoy tuvimos la oportunidad de estar juntos y llegamos a varios acuerdos y entre consejo y consejo recordé la persona que alguna vez fui y la persona que quiero ser, y tome ahí, varias decisiones importantes, gracias a papi… “vamos a ver hasta donde llegamos, pero seguramente con la determinación que siempre tengo llegare muy lejos”
<<< Andrea no fume, Andrea ahorre más, Andrea no tome tanto, Andrea  el celular no lo es todo, Andrea viaje más, dependa menos, y otras cosas…. Me dijo papi hoy, y como sus palabras son ley, pues vamos a ir aplicándolas, no soy la mujer mas perfecta, pero vamos a intentar dentro de lo posible, quitar algo de oscuridad y ahí por encima pues ver que pasa. Al menos quiero algo diferente.

Y todo esto también con mi guía de la mano. Mi papi.

jueves, 7 de junio de 2018

Nothing Compares 2


It's been seven hours and fifteen days Since you took your love away I go out every night and sleep all day Since you took your love away Since you've been gone I can do whatever I want I can see whomever I choose I can eat my dinner in a fancy restaurant But nothing, I said nothing can take away these blues 'Cause nothing compares Nothing compares to you It's been so lonely without you here Like a bird without a song Nothing can stop these lonely tears from falling Tell me, baby, where did I go wrong? I could put my arms around every boy I see But they'd only remind me of you I went to the doctor and guess what he told me? Guess what he told me? He said: Girl, you better try to have fun No matter what you do But he's a fool 'Cause nothing compares Nothing compares to you All the flowers that you planted, mama, in the backyard All died when you went away I know that living with you, baby, was sometimes hard But I'm willing to give it another try Nothing compares Nothing compares to you

jueves, 31 de mayo de 2018

VACIÓ DE LA VIDA.



-No debería negarse que ser libre nos ha entusiasmado siempre. Se asocia en nuestras mentes con el escape de la historia y la opresión y la ley y las obligaciones molestas. Libertad absoluta. Y el camino siempre ha llevado al oeste.



Alexander supertramp fue el crack de la oposición, ese man que se levanto un día y dijo me canse de toda esta mierda, larguémonos y a la verga todo el mundo. (Eso es lo que era grandioso en él. El lo intentó. No muchos lo hacen)Siempre se despertaba con ese vació en el pecho que no le permitía vivir, pensaba día tras día como había afectado su vida de manera implícita cada problema de sus padres. El dinero, los lujos y la buena vida; nunca fueron suficientes para alcanzar la felicidad tan anhelada, ni siquiera ser el man mas letrado lo llevarían realmente a saber como vivir, o como evitar una muerte tan imprudente. (quizás el man no era tan inteligente como parecía, o quizás estaba  jodido hasta el tuétano), y es que la primer vez que vi esta excelente producción supe que habían pensando en mi cuando la hicieron, !y si¡ mas de uno quizás lo pensó también...  

"-Es cierto que extraño la compañía inteligente, pero hay tan pocos con quien puedo compartir las cosas que significan tanto para mí que he aprendido a contenerme. Es suficiente estar rodeado de belleza"

yo si pienso que el man tiene las webas bien puestas y ademas de todo lo admiro porque yo intente esa hazaña en Alemania, y realmente casi corono hasta que supe que debía regresar.

la diferencia, yo regrese a la misma vida de mierda. 

Últimamente y frente a todo lo que esta pasando he querido agarrar mi derecho libertario y largarme de todo y de todos, uno siempre esta buscando algo que lo llene, algo que ilumine el camino y ni toda la plata, ni toda la familia, ni todos los lujos, amigos y amores hacen esa magia. Porque resulta que estamos atados a una maldita dependencia con cada una de esas vainas que les acabo de contar, y en casi todos los casos, siempre recibes, decepción, vacío, una maldita sensación de que nada es suficientes para estos y al final para ti- En cambio si das el paso, te largas sin nada mas que algo que te quite el frió y te vas lejos a vivir el mundo, la naturaleza, las personas y las experiencias, quizás ahí puedas empezar a ver el mundo con los ojos de las personas normales, o bueno, esas personas que se conforman con poco y son felices así sin mas ni mas. Pero yo que soy un ser complicado, un espíritu libre, yo que no creo que ataduras de dinero, belleza o mentiras... yo quiero encontrar ese fin por el cual mis padres (a los que no les pedí venir a este mundo) me trajeron. 

Solo pocos lograran entender esto que siento, la apatía se apodera de mi... el aburrimiento, la decepción... y un montón de sentimientos producto de estar esperando tanto de este mundito de mierda.

La libertad siempre nos fascina, la asociamos en la mente con el escape de las obligaciones, la ley y la opresión.

Veo todos los días personas que me causan repulsión, ira, y un montón de ideas que ustedes no quieren saber... 

El amor excesivo por el dinero,las apariencias, la inconsciencia, la mentira, la dependencia... todo esto me esta llevando a un punto de donde quizás sea difícil regresar.  Ya no tengo ganas por muchas cosas, capaz y hasta resulto en alguna ciudad costera, de mesera, viviendo de las experiencias, las personas del mundo (con el sol sobre mi frente), descansando cada noche sobre la arena, mirando las estrellas, sola pero feliz. Ya que es un hecho que nadie, te va a dar esa felicidad que solo tu te puedes dar.



No nací para ser como todos.  


lunes, 28 de mayo de 2018

BITCH MODE


Hoy como muchas veces me he decidido que hay algunos varios pedazos de mierda que me levante odiando, y mi filtro en estas situaciones siempre es escuchar todo EL TRAP AMERICANO QUE SE PUEDA, y me siento como la novia de un ganster negro, poderosa y afilada, la tristeza la decepción y la ira se van, y me elevo por encima de todos esos hijos del putisimo demonio. Son mis drogas, mis putas y mis armas y me los paso por el orto hijos de su madre. 


Quiero decirle a esa perra que consideraba  mi amiga, que ya me entere de lo que anda diciendo, que no me importa si se acuesta con todos mis ex novios o me miente en mis narices, (aquí la imbécil siempre fui yo por aceptarla como amiga)... total siempre supe que de parte suya solo esperaría lo que uno habitualmente espera de un culo. Y es habitual que  siente a judas en mi mesa... 

pero por eso no me voy a morir.

Quiero decirle al papa de mi hijo que a pesar de que alguna vez lo quise, jamas le perdone tanto daño y mucho menos ahora cuando el gran hijo de su putisima madre, cree que puede dictar como debo vivir mi vida. A la mierda perro!

Quiero decirle a mi ex, ¿a que vuelves puto?, ya no te necesito, ya soy feliz de nuevo... que diría tu nueva noviecita de saber que siempre que pelean vuelves como un mendigo a buscarme, a que yo te diga de nuevo que NO que ya no estoy. Perro hijo de tu madresita. 

Quiero decirle a todos los cabrones y cabronas que se han vuelto una molestia para mi, que me limpio el culo con sus recuerdos, que no me duelen pero si por el contrario me dan mucha lastima, que una persona como yo invierta, tiempo, dinero y cariño en basuras como ustedes solo me engrandece a mi. Soy la puta crack. 

Y volviendo al tema de la canción, luego de haberme desahogado, debo decir, ¡QUE GONORREA!, el perico, los locos des-adaptados, la música, la soledad, un poco de centro y unas cervezas pueden hacer que escribas un putazo de tema como ese (que fue una realidad para mas de uno, me incluyo), pero seguro el man la escribió desde NY o Miami que putas sabre. 

RECOMENDADISIMO ESE TEMA PARA LOS PASES, DIGO¡ go to hell, pussyssss

Una ex inhaladora les cuenta.
 

jueves, 24 de mayo de 2018

QUERER CON LIBERTAD

k

¿Alguna vez usted se ha preguntado que significa querer con libertad?


Me comentaba un amigo hace un tiempo atrás, que el cariño que el ofrecía era algo diferente, menos tedioso y mas fuerte, que era un cariño con libertad, que era una manera extraña para muchos de amar, incluso que pocos lograban entender y aceptar ese paso tan jodido de querer una persona aceptando que esta simplemente un día se vaya de tu vida sin más ni más.

Dejar los apegos emocionales que matan y acaban con la cordura de cualquier amante, madre o hijo no es muy normal en nuestra sociedad. A todos nos pasa, todos hemos sido parte de esa gran mentira que determina que, si una persona te quiere, debe volverse parte casi que, de tu cuerpo, y vaya que yo lo he aprendido, de la mala manera aprendí que nadie que no quiera ser querido y apreciado y además conocido por otro permitirá que lo atrapen, es mas ninguno de nosotros a aprendido a pelear por ese derecho tan viejo y absoluto que se llama libertad.

La libertad es lo más hermoso, que todos tenemos.

 Si quieren saber más acerca de esto pueden leer a el libertador William Wallace, que expreso, (cito): “Luchad y puede que muráis. Huid y viviréis. Un tiempo al menos. Y al morir en vuestro lecho, dentro de muchos años, ¿no estaréis dispuestos a cambiar todos los días desde hoy, por una oportunidad, solo una oportunidad de volver aquí a matar a nuestros enemigos? Pueden que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán ¡¡la libertad!!!”

Siempre he pensado que este man la tenía clara, y si, es uno de mis seres humanos favoritos en este mundo, porque como les venía contando, pelear por la libertad no es fácil, donde hasta la respiración nos ata, y si, ¡obviamente nos ata, nos determina, nos obliga a vivir. Para vivir sobre esta mierda necesitamos respirar (es nuestro primer arraigo al mundo).  

“La comodidad de la vida moderna ha hecho olvidar a algunos lo que sabían los griegos. Siendo menos y peor armados podían vencer a sus enemigos, porque si eran vencidos se veían reducidos a esclavos. Luchaban por su libertad. Luchar por lo nuestro está impregnado en los genes de cada hombre. A los mozos, cuando eran tallados, en su cartilla militar ponían "valor: se le supone". No era solamente un valor que comprometían ciegamente hasta la muerte. Muchos eran inteligentes y cultos, que luchaban hasta la muerte por la independencia, por la libertad: Viriato, Don Pelayo, El Cid, Jorge Manrique, Garcilaso de la Vega, Miguel de Cervantes, Ignacio de Loyola, José Cadalso y tantos otros”
                                                                                                                                                                                                                                                     -WENLEY PALACIOS       04/07/2004

Volvamos con lo que les comentaba, aprender a ser libres por decisión propia nunca es fácil ni tampoco probable, en un planeta que siempre nos esta creando dependencias. Es muy difícil además y a veces hasta tedioso e incluso desmotivante y desgastante.  El punto aquí es, ¿de que manera se aprende a ser libre?, ¿de que forma encuentras tu yo interno y lo liberas?, ¿de que manera vas a entregarle tu amor y cariño a los demás si no eres libre?  Siempre miro al cielo esperando ver un águila imponente, fuerte, zagas, de esas que son jodidamente enormes y si… libres... Porque siempre soñé con ser un ave y de las fuertes, un águila.

He aprendido a moverme entre formas, dogmas, pensamientos, entre mi familia, en el mundo… buscando de que manera puedo entregar libertad y ser libre.
Cuando nací, llego al mundo un extraño ser, no digo que un ser humano, porque aun pongo en duda si soy un “SER HUMANO”, pues mis conductas animales y un tanto dantescas me han puesto en contraposición con la idea del ser humano. Claramente algunas veces me he sentido mas humana que nunca, como cuando me toca el hombre que me gusta, cuando se junta mi orgasmo con el de ese hombre que me gusta… cuando he bebido con sed, cuando escribo…

Encontrar el equilibrio entre la dependencia y la libertad, es cosa de super seres, y confieso que aun no alcanzo ese nivel deseado, ¿Por qué?, Porque aun vibro con los ojos de una persona en especial, porque aún me  quedan energías y ganas de escribirle a  esa persona especial mis emociones, porque aun pienso que tener un gato o un perro en casa es lindo, porque siento miedo del rechazo cuando me enamoro, porque en definitiva aun espero reciprocidad, y muchas cosas más que me alejan del término tan hermoso y anhelado libertad… y todo esto mencionado me condiciona a ser un poco dependiente, y quizás el camino aun sea largo, pero estoy aprendiendo a querer con libertad, y es ese cariño que no te asfixia, pero  te da aliento, puedo ofrecerte cariño ilimitado, puedo darte confianza hasta el punto de pensar que si la violentas, aun puedo seguir viviendo, y no es culpa mía el que me falles, pero respetare que no estemos en el mismo nivel de grandeza, es más te hecho al olvido y no ato mi alma, con dolores innecesarios, puedo decirte que si un día desapareces o mueres yo te recordare con alegría y continuare, puedo decirte que acepto la felicidad de estar a tu lado y cuando no estemos juntos aun así, te estaré enviando amor.

Este es un precedente y un recordatorio para mis padres a los cuales  he atado, a amarme desde que nací, para mis amigas que no pueden vivir sin un consejo o en el peor de los casos sin un hombre, para Matthias, que es producto de mi materia y que siempre supo que soy un ave que va y viene a su vida pero que jamás deja de quererlo, para mis hermanos que aun no dejan de sorprenderse con mi manera de ser, y para Santiago (que aunque este de casi ultimo en esta lista) en cuanto a amor, es el primero (ahora),… a ti que viste en mi locura un poco de felicidad a María José, mi mejor amiga, que me enseño el termino lógico y perfecto de querer con libertad, sin que eso signifique que exista menos amor, y a mi gran amor, mi hermanita, te digo que algún día vas a encontrar tu libertad.

 Es incluso si usted lo piensa, mucho más grande e infinito. Y lo que quiero aportarles hoy, es que el primer amor es el propio, encontrar la libertad propia, nos encamina a querer de manera mas honesta, limpia y sana. Un ser sin libertad de elegir lo que quiere para su vida, es un ser muerto.


                                        siempre los voy a querer con toda la libertad que se pueda.


ALGO MAS SOBRE MI, SOBRE LA VIDA.



Reproducir antes de leer...


Tenía una rutina, antes de todo esto; y quizás era la absoluta soledad que me acompañaba o quizás era la convicción de que entre líneas podría encontrar una respuesta a todas las preguntas que siempre me estaban rondando. Cada tarde después de salir del trabajo me dirigía a mi hogar, allí realizaba todo un ritual de liberación personal, luego de beber un vaso de agua, preparaba en la sala, una copa de vino, el portátil, una buena pieza instrumental y todos los cigarrillos que me fueran suficientes para sumergirme en mis ideas, de yo con mi otro yo cósmico. Ese espacio siempre ha sido mío, personal, in-negociable y adorado.  Siempre he vivido los mejores momentos y he tenido las ideas más lúcidas; supongo que fui bendecida al encontrar un filtro a la vida de mierda que muchas veces he tenido que vivir. Y les confieso que haber pasado por una relación de golpes, el haber pasado hambre y penurias, haber sido abandonada, haber sido violentada sexualmente y hallarme algo enferma, fueron minucias cuando me sentaba durante horas a dejar en un papel, libreta o laptop todo lo que no puedo expresar con palabras. Muchas veces he creído que tengo una parte esquizoide muy escondida, como todos los escritores (Esto solo lo afirmaran quienes hayan visto “la ventana”), el punto es que cuando mezclas locura, amor, violencia, malos pensamientos, amor, ideas, cigarrillos y vino, puedes resultar formando universos mágicos. Te elevas.
Un día como tantos, me levante luego de 2 horas de introspección, debía realizar una pausa, así que me asome al balcón a ver las estrellas mientras me fumaba mi último cigarro. Oh sorpresa ¡-- Presencie una escena que me inspiro durante meses, ya que nunca he comprendido el significado real del amor, de la vida y de sencillamente muchas de las cosas que me rodean.
Una pareja en la absoluta miseria, en medio del frio, la noche y el evidente cansancio… recuerdo que era como ver un destello de luz en una caja negra, oscura y maldita. (confieso que me brotaron algunas lágrimas), al no ser tan afortunada y al sentir tantos buenos sentimientos ante una escena que a partir de ese día se volvería algo casi de a diario. <<>>>
Han pasado varios meses y hoy los recuerdo con especial cariño, ya que fue una época donde me encontré, ANDREA PULIDO la real, donde fui feliz y escribí cosas muy buenas. Hoy por hoy he dejado mi rutina, mi espacio, mi lugar secreto, pero ahora desde mi oficina puedo decir, que muy pronto regresare a ese lugar mágico, y ya habrá otros motivos por los cuales escribir y soñar.  (incluso la mierda de la vida me impulsa, me anima, me genera más vida, cuando más sola y quebrantada he estado, esto me ha dado aliento, escribir es mi fuerza… ¿qué sería de mí?… pienso…
Ya nunca están. Y la verdad es que ni me había fijado hasta que mi mama me preguntó por ellos. Hasta hace poco más de dos meses -y cada tarde a eso de las siete-, bajaban juntos de la mano y se sentaban justo ahí abajo, en el andén de enfrente de mi balcón. A ella le costaba andar. Él iba cargado con trastos día tras día; una silla plegable pequeña, de esas que no tienen ni respaldo, en la que ella solía apoyar las piernas hinchadas y cansadas de vayan ustedes a saber cuántos años y calles transitadas Siempre. Silla, bolsa con lo que fuera que llevaran, agua, sombrillas y el uno al otro. Él la sostenía como cogiendo el peso de cada momento de su vida junto a ella. Con esa mirada que tiene quien sabe que eligió bien. Con esa mirada de si tú saltas, yo salto. La verdad es que nunca le vi tan de cerca como para adivinar el significado de ésta, pero sí que pude ver el cariño con el que la llevaba del brazo. Paso a paso. Con paciencia. Y sin saber ni cómo ni por qué, este año ya no están en ese anden. Y sin saber ni cómo ni por qué, ya nadie mira. O ya nunca miro, tal vez.
¿Será que estamos tan metidos en la imagen que transmitimos a los demás que ya solo nos fijamos en nosotros mismos? Al final da lo mismo lo mucho que otros intenten llamar nuestra atención, porque lo cierto es que pocas cosas nos llaman tanto la atención como nuestro hijo de puta reflejo en el espejo. Y todo lo que antes nos hacía abrir la boca de sorpresa, fijar la vista o soltar lagrimita, ahora tiene un promedio de duración de dos segundos con suerte, porque la mayoría de veces ni eso.
Ya no están, que puta mierda. Mi ejemplo a seguir de pareja, aunque ni los conociera, ya no está. Cada tarde después de llegar cansada de la oficina los miraba, mientras acababa algún post y fumaba un cigarro, pensando: ojalá algún día alguien me lleve del brazo cuando camine arrastrando los pies. Por mucho que haya intentado hacerme la dura algunas veces, nunca he dejado de querer exactamente eso. Supongo que por eso siempre ando soñando. En los sueños llegar a ese punto resulta mucho más sencillo, sin movidas, ni miedos, ni voces. Supongo que por ello siempre ando escribiendo, porque sé que entre letras todo perdura más, y lo que se queda en el tiempo -aunque acabe siendo solo por costumbre- acaba siendo eterno. Y la cuestión es que, a pesar de decisiones equivocadas, manes tontos y tonterías varias, nunca he dejado de creer en esa clase de amor que, aunque transformado, nunca muere.
Y ahora, aprovechen hijueputas para volver a llamarme Charlotte de Sexo en Nueva York –la cursi por excelencia-, que creo que lo empiezo a aceptar.
Ahora que ya no están, solo me asomo y veo a pre-adolescentes escuchando reggeatón, cosa que me preocupa más que otra cosa. Ahora que ya no están, ese lado del andén nunca se llena. Supongo que su historia de amor ocupa un hueco que, aunque imperceptible, está. Y que nadie se atreva a clavar su culo sobre ese anden, que le tiro un balde de agua desde arriba.
Pero hasta hace un par de días o poco más, me había acostumbrado a no mirar. Hizo falta que otra romántica me recordara que algunas historias nunca se deben olvidar.
Hay que mirar más. Alrededor. A las musarañas. A la gente (sin incomodar, ). Hay que mirar más allá de nuestras narices. Mirar. Pasear sin correr. Leer en voz alta. Hablar con personas que merezca la pena conocer. Hay que bajar esos absurdos y altísimos niveles  que nos estamos poniendo para ser felices. No somos perfectos y nunca lo seremos. Nuestro entorno no es idílico, ni mucho menos. La vida real viene sin filtros. Pero si dejamos tanta maricada, veremos que ya somos increíbles tal y como somos. Que no necesitamos tanto, aunque pensemos que sí. Y cuando algún día decidamos mirar nuestro reflejo con buenos ojos y decirnos que (mierda), tampoco lo estamos haciendo tan mal, algo se romperá. Y de entre esos pedazos que caigan al suelo, recuperaremos de nuevo esa mirada.
La mirada. Esa mirada inocente. La mirada infantil. La mirada pura de quien sabe que todo irá bien. La que se fija en parejas de ancianos y dice que donde antes dije nunca más, ahora solo puedo decirte que te quedes otra noche más. Que te regalo lo que siempre digo que no tengo: tiempo. Que te regalo mi atención, mi cara al despertar, mis selfies de cagarme en salir linda. Que te regalo la mirada que sale cuando una barrera cae, cuando un miedo muere, cuando ya no hacen falta tiritas, ni vendas, ni excusas. Que te regalo mis sueños y mis letras, para que, aunque sea por costumbre acabes siendo eterno.

Hay que creer. Hay que mirar. Porque nunca se sabe qué descubriremos al fijarnos en algo o en alguien…



Andrea P

miércoles, 23 de mayo de 2018

TODOS LO VIVIMOS.


De los 20 me llevo muchas cosas.  Me guardo tanto que dudo que quepa aquí. Seguramente acabe todo amontonado, como la ropa en mi armario, como las dudas cuando crecen, como las facturas y los deberes. Como un libro que no sabes cómo acabar. Como el viento que rompe hojas o un cuerpo sobre otro buscando calor o solo un poco de paz. Diez años que vuelan dejando huella, como los huracanes que destrozan y reconstruyen, como las olas que van y vienen llevando lo malo, dejando lo bueno, limpiando con sal las heridas. Como un Frenadol a tiempo.
Como un corazón que aprende a aceptar su propia voz a pesar de desafinar.
En los 20 uno cree que lo sabe todo hasta que se lleva el primer disgusto de verdad, que siente mucho y para siempre hasta que se vuelve a enamorar, que ni los jefes podrán matar la libertad ni los techos darla y ayudar a respirar. Que ni los padres serán eternos y que esa mierda que en realidad está de más, parece necesaria en ese puto momento. Y quién nos iba a decir que la casa que tanto odiábamos nos acogería como único refugio; que ni fiestas, ni chicos, ni polas, ni tiendas de ropa. Que nada de eso abraza cuando llega el frío, que nada de eso te enseña a amarte a ti misma de verdad. Que ni buena ropa, ni cenas caras, ni carros, ni besos en la mano. Que ni el calor de la estufa, ni relación de autoayuda, ni llamada por compromiso, ni mensaje de hacer relleno.
Pero quién dice qué hay que vivir y qué no. Los veinte son para creer, perder la fe y volver a creer. Montarse películas, sentirse muy zagas a veces y otras veces odiarse; pisotearse, hacerse una foto y fingir normalidad. Divertirse, cagarla, llorar, gritar, romperse el corazón por voluntad propia solo por experimentar. Amar sin saber. Perder. Y volver a amar de verdad.
Los 20 están para escribir carticas con destinatario, para sangrar de vez en cuando y joder con las amigas. Para disfrazarse, probar cosas nuevas, cortes de pelo raros, colores locos, viajes de un día para otro, enfados absurdos, amores tontos, conciertos, no dormir, saltar, beber, la mierda de siempre. Recetas incomibles, apartamentos malolientes compartidos, lavaplatos llenos de loza por lavar, canciones sonando entre vinos que aún no sabemos bien ni catar, pizzas congeladas para desayunar, leche cortada, primeros sueldos, primeros “no llego a fin de mes”. Eso son los veinte.
Estudiar algo sin saber por qué y no encontrar tu camino hasta años después. O nunca. Pero tener a tus amigas para decir “jueputa, no sé qué hacer con mi vida y tengo casi treinta”. Trabajar sabiendo que será temporal porque tu lugar todavía no sabes dónde se perdió en el reparto de lugares, pero si, en algún sitio debe estar. Soñar. Soñar por sistema. Mirar a través de la ventana del bus deseando lejos, apretando con la mente y el corazón a una persona, o sentimiento, o situación que crees imposible. Y ese latido que crees que nunca más tendrás, porque al crecer la magia se perderá y ya ni ventanas, ni personas, ni sentimientos, ni… mucho menos imposibles. Qué tendrán los veinte que nos hacen pensar que ninguna otra década la igualará. ¿Será la locura de las primeras veces?
No sé mucho de todo esto. Ni de vida, ni de amor, ni de futuro, ni de letras. Solo sé que estoy harta de verborrea que no sale del corazón y quiero decir de verdad lo que nunca olvidaré de lo aprendido en los veinte.

Ahora sé tras muchas noches matándome la cabeza, que puedes estar perdida y no pasar nada. Por mucho que te preocupes, al final encontrarás tu camino y verás que no era para tanto. Como casi todo. La mayoría de cosas no son para tanto, ni para poco, ni para nada. Tanto lo que duele como lo que no, algún día dejará de existir. Fruncir el ceño suele servir de muy poco. Enfadarse, de menos. Pero hay que pasar por todo y seguir haciéndolo para seguir siendo de carne y hueso y seguir llegando a la misma conclusión: nada es tan importante como para que te arruine el día.
Ahora sé también que la inspiración son rachas pero que el trabajo ha de ser diario si no queremos perder lo ganado. Que la flor en el culo de vez en cuando está bien, que el Facebook y las redes sociales no son más que un medio para abundar un poco la soledad, pero de estrellas está el suelo plagado y de likes… ni te cuento. Que nunca hay que creerle a nadi, que no haz visto solo por unos comentarios bonitos. Que todos somos iguales y que hay un montón de gente como nosotros, haciendo lo mismo, hablando de lo mismo. Al final solo cuenta el trabajo, el corazón y el agradecimiento. El resto de cosas son solo niebla, una preciosa niebla que entorpece el camino real.
De estos años he dejado en claro que no hay que dedicar tiempo ni esfuerzo a quien no te quiere en su vida. Que esas cosas se notan y en verdad las sabemos, por mucho que volteemos la cara a otro lado. Que las amigas hay que mimarlas siempre, aunque te enamores. Que, aunque a veces te sientas inútil, hay cosas que solo puedes hacer tú en este mundo: créelo. Que hay libros que te entienden mejor que muchas personas. Que los abuelos son inmortales y un hijo algo inexplicable. Que las ilusiones se cumplen. Que el universo conspira para ti cuando tú conspiras para él y que la suerte nunca viene sola. Que el amor hay que perseguirlo en sueños y cuidarlo como un tesoro en la vida real, porque es lo que es: un puto tesoro.
He aprendido que cuanto más quieres a alguien (de verdad), más te quieres a ti mismo. Suele decirse a la inversa.  también -y claro que- es cierto. Pero uno no siempre se quiere a si mismo antes de enamorarse de alguien.  A veces, se parte de una base endeble y la otra persona te tiene que ayudar a cavar, a volver a construir, mano a mano. Y no es cuestión de cargar con mierdas que no son tuyas: es solo cuestión de amar de verdad y no de palabras. Y lo que antes veías como una montaña, ahora es un trabajo en equipo. Porque, aunque nos obliguen a ser perfectos, a no tener iras infundadas y a ser los compañeros ideales, no somos así. Nadie es así.
En este mundo lleno de fantasía con filtros y de artículos donde todo el mundo quiere llevar la razón, a veces, lo único sensato es declararse un puto humano imperfecto, y ya.

Y yo, como Priscilla cantando esta canción, me siento niña buscándose la vida escribiendo. Y hoy, con los treinta ya casi cumplidos, he vuelto a cantar y a recitar en voz alta como cuando entonces y pese a que la gente me diga que ya soy mayor, me he sentido más pequeña que nunca.


Ahora, mirando atrás y sabiendo que hacia delante hay una persona importante, sé que me llevo lo mejor de los veinte y que me espera lo más bonito en las siguientes -y ojalá sin caducidad- décadas. Futuro es papel en blanco, que ya saben que a mí me encanta llenarlo de palabras, sobre todo si es con ustedes.

CARTA 2


SANTIAGO SABOGAL:
Yo que siempre te pedí al soplar las velas
y que jamás pensé que llegarías,
que a veces siento que aún no estás
de tanto que te esperé sentada en mis sueños,
hoy te digo que si la suerte existe lleva tu nombre.
Yo, que sigo sin creerme tanto amor,
y que nunca imaginé que la pasión
se pareciera tanto a la amistad sincera
de quienes se ríen juntos sin saber por qué,
déjame dejarte por escrito algunas cosas
por si alguna vez los actos no hacen juego
con las palabras…
                                                                                                                                                A ti…
que trajiste contigo verdad, cimientos
noches, miradas y sonrisas --- (te echaría de menos,)
porque hasta el momento no has dejado con la
pena en las rutinas ni en los recuerdos,
que coges mis ilusiones y las engrandeces al juntarlas
con las tuyas

te diré que…
Si alguna vez las dudas me encierran
me entierran, me esconden
me llevan por un camino
lleno de incertidumbre e incoherencia,
recuerda mi mirada sincera cuando habla sin abrir la boca
cada domingo, cuando te dice -hasta la semana que viene-.
Si alguna vez no miro al presente
y me ciego con un futuro incierto
improbable, inseguro y cobarde que teme por sentir
y enloquece dando por hecho que algún día perderá,
recuerda mi valentía
y la emoción de cuando te besé por primera vez.

Si alguna vez la vida quisiera que nuestros cuerpos
pasaran de ser secantes a paralelos
y las flores murieran de tanto dolor
que los jardines se convirtieran en cementerios
llenos de nuestra tristeza, recuerda que lo vivido nunca fallece
y que me harían falta mil vidas para olvidarte -y que ni así lo lograría-.
Yo, Andrea que tiré la toalla de tanto
besar sapos, que perdí la vergüenza aquella noche
de febrero y nunca más la volví a recuperar, te digo que tengo grabada tu cara justo antes de que todo comenzara
para cambiarme la vida por completo. (Nunca la olvido)

Yo,
que evito meter los pies en el barro
las manos en el fuego
el corazón en la nevera
y el sentido común en la basura.
Yo -Santi- te pido que si alguna vez me odio
a mí misma tú -por favor- me quieras más que nunca.

Si alguna vez yo no soy yo, sí olvido, si evoluciono hacia un lugar donde no me reconozcas -o no te reconozca yo- y nos sea complicado volver a nuestra habitación y a nuestras cervezas, recuerda que si me abrazas -y si te abrazo- solo con eso,
volveremos a estar juntos.
Y es que yo,
 te escribo para que no me olvides
y que me escribo para no olvidar jamás. Sé que tienes guardada cada palabra en el pecho
como raíz que se asienta y va creciendo hacia un sentimiento mejor,
que avanza hacia la luz sin parar.
Y ES QUE TÚ… QUE A VECES CREES QUE ESPERO MÁS, QUE NO ES SUFICIENTE
QUE NO ACABO DE CONOCERTE O QUE TUS CAMINOS NO SON -EN REALIDAD-  LOS QUE YO QUIERO TRANSITAR,
DÉJAME DECIRTE QUE DE TODAS LAS CALLES QUE HE PISADO, LAS TUYAS SON LAS ÚNICAS POR DONDE QUISIERA QUEDARME A CAMINAR,

Mientras siga existiendo este cariño.
Andrea p

¿QUIEN ERES?


Hoy una persona me pregunto  quien es Andrea pulido, eso, por un lado, por otro lado, un descachecito por ahí con un man que me gusta también me puso a pensar quien jodida soy ahora; por supuesto con todos los acontecimientos de los últimos días no supe bien que decir, y esto es terrible, porque se bien que decir. Siempre, y mas aun cuando se trata de mi misma. (Aunque confieso que últimamente me desconozco).
Creo que no hay nada más complicado que hablar sobre uno mismo. No digo escribir, digo hablar. Escribir es sencillo. Todos, en mayor o menor medida, hemos escrito alguna vez sobre nosotros mismos. Tal vez en un blog personal como este, en un diario o en una libreta. Pueden ser frases sueltas, palabras sin más o quién sabe, puede que, a fuerza de sacar y sacar de adentro, acabe hasta escribiendo un libro… como quien estira una cuerda que parece no tener final o un hilo que queda más largo de la cuenta al enhebrar (lo siento, pero no sería nadie sin mis metáforas locas).
Pero hablar es distinto. ¿Nunca le han preguntado a boca llena un tan amplio como dudoso “cómo te defines”? Sí, sí. Como si fuera fácil definirse en voz alta. Y te quedas mudo, tartamudeando como un culi cagao que está aprendiendo a hablar, pensando en qué decir y cómo hacerlo para que no piensen esto o aquello. Como si nos fueran a juzgar por el tono o el gesto, o los cachetes rojos. Como si fuera malo en realidad decir cosas buenas de uno mismo por poder parecer egocéntrico, o malas por sentirnos expuestos e indefensos. Puede que, básicamente, lo que más nos aterre de verbalizar nuestras cualidades y defectos cara a cara es que puedan adivinar a través de nuestra mirada lo que no decimos, lo que subyace, lo que duele de verdad o hace tan feliz que no queremos contar para que no se esfume como un hechizo a las doce de la noche. Por eso siempre es mucho más fácil escribirlo.
Cuando tú sacas de ti todas las partes feas del cuento y las plasmas en un papel, nadie salvo tú puede verlas. Tu mirada sigue siendo tuya, con sus sombras y con los mil colores que brotan del iris. Creo que por eso dicen que solo cuando nadie mira podemos ser nosotros mismos. Creo que, por eso, hoy en día hay tanta gente que escribe. Igual es que no somos tan libres como creemos y ansiamos volar entre letras hacia un lugar en el que cada uno pueda ser de verdad como quiera.
Y pues si me tocó decir qué pensaba de mí misma, cómo me veía. Tras unos segundos de profunda respiración e introspección, como si estuviera en un examen oral, lo primero que me salió fue algo así: “romántica, pero no romántica en plan solo pareja, no, no, me refiero a romántica del nivel de ver cosas bonitas en todas partes. Ah, y soñadora desde pequeña. Creo que por eso me he dedicado a escribir. Al ratico pensé que había parecido una peladita con esa definición, una niña atrapada en un cuerpo de 28 años. Respiré y, un poco apenada con haber sacado esa parte “buena”, me fui d una con la parte mala: “creo que soy medio loca, no hago nunca nada de lo que quiero hacer en mi mente al llegar al punto me atacan las dudas, los misterios de mi cabeza y toda la mierda del pasado”. sí, sé que no es algo muy negativo, pero me moría por meter algo, más esquizoide. Lo malo es que, al menos en público, casi siempre optamos por decir lo que a nadie le importa, porque mucha información queda tenaz (eso creen muchos). Y lo peor: muchas veces no sentimos ni que la tengamos.
He aquí el mal de todos los males. Vivimos en un presente que nos obliga a querernos a nosotros mismos -sobre todo si somos viejas- pero no nos da las herramientas reales para poder hacerlo. A ver si me explico. Los que odien las matemáticas me entenderán: esto es como cuando no tenían ni idea de resolver un problema y alguien te daba el resultado. Esa alegría efímera de salvar el culo se terminaba cuando en un examen tenías que arreglarlo de principio a fin tú solita, sacar conclusiones y razonar tu respuesta. Mi resumen es que de nada sirven las frasecitas de mi abuela y el (gildiño), anímate que tú vales mucho”, si se ha estado pensando durante años en el subconsciente con mensajes continuos sobre lo que es la belleza, el amor, la felicidad y el peso ideal. Querer reeducar a una sociedad con frases de Coelho sin poner soluciones con fundamento que se puedan explicar en un examen final, no sirve de nada.

Sinceramente, voto por hacer lo que queramos desde nuestros blogs, diarios o libretas. Voto por seguir consejos de quotes si creemos que los necesitamos. Voto por encontrar el bienestar como sea a pesar de que repartan mal el temario y a veces nos cueste seguir adelante con paso firme queriéndonos tanto como nos dicen que hagamos. Pero, sobre todo, voto por hablarlo. Voto por no tener miedo a responder a quienes nos preguntan en voz alta, en la vida real, por nosotros, por nuestras cosas, por cómo somos o cómo esperamos ser. Que se acabe ese estúpido “qué pensarán de mí cuando les cuente”.
Y que, si nos cuesta hablar de nosotros mismos o incluso de quienes queremos, utilicemos metáforas. Les aseguro que ellas son las que me han salvado la vida cuando no he sabido bien cómo putas contar algo para que se entienda. Quienes me lean desde siempre lo saben. Y sí, las creo necesarias para que el corazón y la parte sensible entren en la definición y, por tanto, sea completa. Son como la nutella que acompaña el pan o como cuando tu artista favorita entra de repente al escenario, cuando no lo esperabas. Y qué magia.
Yo, si me tuviera que definir usando una, creo que sería como un cajón desastre lleno de tinta, gomas del pelo y cartas de amor. Puede que también como un árbol agarrado por los pies al suelo, pero buscando el cielo con la cabeza. O qué sé yo.
Y a esa persona que me ha regalado descubrir esta preciosa escena, le diría que él es para mí como la página que se pone interesante de un libro, desde la que te atrapa sin remedio. Le diría que es como descorchar una botella cuando ha pasado algo bueno o cuando no pasa nada, para hacer que pase. Le diría, además de esto, que es como un primer café y como la última gota de mi perfume favorito, que nunca quiero que se acabe.
Le diría que, sin él, las metáforas de hoy no serían más que la piel muerta de las de ayer.
Y que mi película favorita es TIEMPOS VIOLENTOS.
Andrea no es más que metáforas/ alegorías. No hay nada como las metáforas y las alegorías para hablar claro y ser nosotros mismos, aunque nos cueste, y vaya que cuesta.