2016

2016
Asumí que renunciar, no es más que escoger, equivocarme es una buena forma de aprender. Que si sigo al corazón no tengo nada que perder, y a cada paso, surge otra oportunidad. Y ahora ya ves, no soy quien fui, aquella triste y temerosa persona de ayer, he renacido para todo, tengo ganas de vivir, ahora guardo mi energía para aquel que crea en mí.. para aquel que con mis escritos viva o reviva, según su condición, que sea mi amigo, y mi compañero siguiéndome en este largo camino, aquí les dejo parte de mi vida.

domingo, 19 de octubre de 2014

Todavía no sabemos que fuimos

Nos acostumbraron a ponerle nombre a todo para hacerlo más “serio”, para apropiarnos de la vida de alguien más; a ser amigos, novios, esposos, pero nunca a no ser “nada”, a ser “algo”, a vivir y ya.

Verraca crisis la que le entra a un par cuando no definen que son, aunque sean todo… verraca incertidumbre la que te empieza a hacer temblar cuando no sabes si está, aunque te esté abrazando la vida.

No somos nada y ahí estamos, hablando desde que empieza el día hasta que se esconde la última luz del cuarto, entregándonos los fines de semana, poniéndonos nerviosos con cada conversación, y es que esa es la magia del “amor”, disfrutarlo todo aunque mañana digamos que no vale la pena y sin embargo estemos recordándolo con un trago y cantando a grito herido esa canción que bailamos juntos la primera vez que salimos (y no vengan a negar que se acuerdan de esas cosas).

Aprendí a quererlo así, lejos, de a poquitos, sin entregarlo todo porque qué miedo, con sus ires y venires, con sus “hasta mañana mi amor” o con sus silencios eternos. Nunca me acostumbré a pensarlo con alguien más -aunque la tuviera-, a besarle la boca con mesura, a no recostarme en su pecho solo para no olvidar ese perfume jamás.

Nunca supe con quién más discutir la situación del país, reírnos de los “enamorados de la vida” y alegar de la falta de dinero que al final no importaba si nos teníamos. Nunca supe donde refugiarme de tanto dolor, donde depositar tanta alegría, donde ser, sin necesidad de parecer. Hoy no sé nada y tampoco lo necesito; ni a él, ni a la certeza de que alguna vez esto fue. Creo que ya se acabó, pero por si acaso, gracias por enseñarme a ser nada, por estar, por irte, por no ponerle nombre a esto así nunca dejaremos de serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te he dejado algo en tu corazon, escribe algo :D