2016

2016
Asumí que renunciar, no es más que escoger, equivocarme es una buena forma de aprender. Que si sigo al corazón no tengo nada que perder, y a cada paso, surge otra oportunidad. Y ahora ya ves, no soy quien fui, aquella triste y temerosa persona de ayer, he renacido para todo, tengo ganas de vivir, ahora guardo mi energía para aquel que crea en mí.. para aquel que con mis escritos viva o reviva, según su condición, que sea mi amigo, y mi compañero siguiéndome en este largo camino, aquí les dejo parte de mi vida.

viernes, 17 de agosto de 2012

Pensamientos


Estoy escribiendo. No quiero que nadie me moleste. Tengo cuatro horas que son mías, que no quiero compartir con mi hijo o mi familia. Son mías porque en esas aguas turbias nada mi memoria, recalcula, vuelve a medir, ve con otros ojos las mismas experiencias. Ahí mismo, donde una adolescente desesperada vomitaba su verdad, hoy hay una mujer que sin apuro va desmalezando lo que quedó en el camino. Cada detalle reescrito. Cada sensación revivida.

A veces vuelvo a tener 16 para poder escribir, vuelvo a sentarme en el mismo lugar a sufrir, de lejos esta vez, las mismas penas, los mismos olvidos de los mismos hombres. Se puede contar lo mismo sin que suene igual, hay varias versiones de cada hora, de cada anécdota, de cada persona. Yo puedo ser una mamá perfecta, que espera a su hijo con pedazos de queso todas las tardes después del colegio y puedo ser, todavía, una nena encaprichada, con un dolor submarino, nadando en la oscuridad del olvido de algo que, todavía, no puedo traer a la realidad. Quizás pueda escribiendo. Quizás tengo que volver a sentarme, mis cuatro horas me invitan, a repensar que lo que pasó ahora tiene sentido. Y que ahora sí puedo explicarlo. No ignoro que va a doler, pero cuando ese dolor se extinga, entre las cenizas solo quedará libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te he dejado algo en tu corazon, escribe algo :D