2016

2016
Asumí que renunciar, no es más que escoger, equivocarme es una buena forma de aprender. Que si sigo al corazón no tengo nada que perder, y a cada paso, surge otra oportunidad. Y ahora ya ves, no soy quien fui, aquella triste y temerosa persona de ayer, he renacido para todo, tengo ganas de vivir, ahora guardo mi energía para aquel que crea en mí.. para aquel que con mis escritos viva o reviva, según su condición, que sea mi amigo, y mi compañero siguiéndome en este largo camino, aquí les dejo parte de mi vida.

lunes, 16 de julio de 2012

Libros, Evitarlos?, Jamás



Y así en mi soledad prefiero muchas cosas, cosas que nadie haría, no lo se, no pretendo cruzarme con nadie que conozco, por eso camino por ahí. Por eso y porque sé que están mis librerías, las que frecuento. Me paro frente a la vidriera, desde la calle, miro todos esos nombres familiares y reconozco las portadas de los libros que ya leí, de los que quiero leer, de los que me da pereza leer, de los que jamás leería. Los conozco a todos, voy mucho a la librería. Siempre compro algo. A veces ni siquiera es un libro, a veces es una agenda o una lapicera, quizás algún señalador que me gusta. Pero estoy afuera, estoy en la calle y miro para abajo en la vidriera. Me imagino "algún día voy a estar yo entre estos libros, algún día alguien se va a parar a mirar mi novela". No tengo idea sobre qué pero estoy segura, convencida y nadie me puede disuadir, de que voy a escribir para vivir. Pero estoy tan triste que pienso muy poco en lo bien que me va a ir y en lo mucho que voy a disfrutar viendo mi novela en el escaparate, y prefiero entrar de una vez.

Entro con vergüenza, siento que los vendedores ya me conocen. Piensan que no tengo vida, que voy demasiado, que no tengo otra cosa mejor que hacer. Piensan que pobrecita, siempre sola, no debe tener familia que la sostenga, que siempre está con ese aire desganado y triste. Piensan todo esto, seguro, pero no dicen nada. A veces ni se acercan a preguntarme si se me ofrece algo. A veces solamente me miran. A veces ni eso, a veces soy parte del paisaje. Miro las portadas y me imagino cómo voy a diseñar la de mi libro. Pienso que mi vida es una buena historia para contar. Pienso que a poca gente le va a interesar, que necesito encontrar otra cosa. Pienso que estoy demasiado triste para escribir mi historia. El asistente de la librería piensa que estoy demasiado sola. El dueño piensa que no está vendiendo lo suficiente. El encargado de publicidad piensa que no le están pagando lo que deberían. Mi estómago piensa que comí, porque lo engañé con gelatina. Mi mamá piensa que estoy  con mi amiga. Los devotos piensan que están llegando tarde a misa. Yo pienso que me están mirando mal y salgo de vuelta a la calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te he dejado algo en tu corazon, escribe algo :D